Existen ciertas actividades que los niños dejan de hacer según van creciendo. Una de ellas es la de pintar, y la gran pregunta es, ¿por qué según se va creciendo el pintar, desaparece casi por completo de las actividades de los niños en casa?

Pintar para los niños es de lo más recomendable

Algunos niños aseguran que, debido a que tienen una asignatura de plástica en el colegio no tienen interés de seguir pintando o dibujando en su casa. Poco a poco, van perdiendo el interés de pintar en su casa con este pensamiento, y por ello algunos dejan de pintar por completo.

Sin embargo, que los niños pinten es una forma de desarrollar todas sus capacidades. Dibujar, pintar, colorear… se haga a mano o con el ordenador, el pintar es algo indispensable para los pequeños de la casa y no tendrían que perder el interés en una pequeña afición que les es tan relajante. Cuando colorean, los niños se evaden del mundo y se olvidan del estrés diario, razón por la que todos los pedagogos recomiendan que los más pequeños coloreen.

La pintura, un entretenimiento indispensable para los pequeños

También se recomienda que sea una actividad que se haga en familia. Colorear un dibujo también es bueno para los adultos. Mandalas, un paisaje… pintar algunas imágenes ayuda a olvidarse del estrés diario sufrido en el trabajo y al estar realizando una actividad con los hijos se crea un fuerte vínculo en la familia, pudiendo convertirse en una actividad perfecta para hacer en familia los fines de semana.

El ayudarles a crear sus propias obras también es importante. Cuando se vaya a un parque o de viaje, ¿por qué no motivarlo a hacer un dibujo? Le ayuda a fomentar la creatividad y a potenciar algunas de sus facultades, como la concentración o la percepción de lo que le rodea, algo fundamental para su desarrollo.

Dejar respuesta