El spam abunda en todos los sitios. Recibimos correos tanto electrónicos como físicos, que consideramos spam, tenemos anuncios en las páginas que visitamos, que son spam… y también hay visitas spam en nuestras webs. Si vas a Google Analytics, y observas visitas, muchas visitas repentinas de fuentes desconocidas, y entre ellas aparece adsensewatchdog… ¡No hagas nada! ¡Mucho menos ir a ver qué página es!

Ésto pasa comúnmente si tu blog trabaja con Blogger, aunque nadie está excento de padecer los efectos de ésta y otras páginas que sólo hacen maldades por ahí.

¿Cómo funciona AdsenseWatchdog?

Un día, como buen bloguero que eres, revisas las estadísticas de tu blog y notas un salto enorme en el tráfico de tu blog, en ciertos artículos o páginas concretas. Revisas de dónde viene dicho tráfico y notas que vienen de 2 o 3 páginas solamente, y una de ellas se llama adsensewatchdog.

Cualquier persona normal, visitaría la página para ver quién te envía tanto tráfico. Llegarás a una página con muchos anuncios y algunos escondidos. Harás click en alguna parte de la página para hacer scroll… y sorpresa, se abrirán varias páginas emergentes, con publicidad.

Te retiras porque ves que la página es horrible, y no entiendes porqué llega tanto tráfico desde allí, y lo dejas.

¿Qué pasó realmente?

Al hacer click en la página, e incluso solamente por haberla visitado, tu ordenador ha sido víctima de un virus troyano que comenzará a robar información sensible de tu ordenador. 

Son sitios spam que generan visitas spam o ficticias, para obtener tráfico y clicks en sus anuncios ganarán dinero, y, en el peor (mejor para ellos), infectarán tu ordenador obteniendo un ordenador zombi.

Otra posibilidad puede ser que, sin visitar la página, y viendo el enlace, haces una mención de agradecimiento en tu blog, enlazando a dicha página. Google tiene en su lista negra a dicha página, por lo que la “reputación” por decirlo de una forma amable, te contagiará, estropeando tu SEO.

Una ola de sitios spam

No es la única página que se dedica a ello, y en el mejor de los casos, solamente estropean tus métricas en Google Analytics, y aunque hay muchas soluciones que abundan en la red para filtrarlos, hay cada vez más sitios que lo hacen.

No seas tan curioso, y consulta en Google cualquier página rara que provoque aumentos importantes en tu tráfico. No vaya a ser otra página como ésta. 

Dejar respuesta